domingo, 3 de junio de 2012

La Paz que Dios me da, y no la de el mundo.

 En mi alma hay Paz cuando confío en ti, Jehova.
En mi ser siento gozo, cuando tengo Paz.
La vida sin ella seria un sufrir, 
y yo mi Señor, te necesito a ti.

Si de noche me acostare, y en discordia estuviere,
invoco tu presencia, para que la Paz tu me dieres.

Y así descanso cada noche, 
con la tranquilidad que solo tu me puedes dar.
Y en mi arduo caminar, esperanzado y confiado,
no vivo angustiado, y puedo amar.

En cada paso, y decisión, que debo tomar, 
busco el silencio en mi, 
para poder escucharte a ti.

Y aunque el mundo me mostrare
que en angustia, miedos, e ira debo vivir;
no andaré como el quiera; sino como tu me llevas a mi.

Datos personales

Mi foto
Soltera con dos hijos maravillosos.
Se ha producido un error en este gadget.

Seguidores